EQUYNOS - Coaching con caballos y Desarrollo Personal | La visión del caballo es muy diferente a la de las personas. Aprende cómo funciona la mente de un caballo
El comportamiento de un caballo viene condicionado por su manera de captar el mundo. Por cómo funcionan sus sentidos. La forma en que los caballos ven el mundo no tiene nada que ver con la nuestra. Nosotros tenemos un campo de visión de 180 grados, porque tenemos los ojos situados en la parte frontal de la cara, sin embargo los caballos tienen los ojos a los lados. Cada ojo ve una cosa diferente y su cerebro no relaciona lo que ve un ojo y otro. Es como si cada caballo en realidad fueran dos: el caballo derecho y el caballo izquierdo.
el ojo del caballo, visión del caballo, cómo ve el caballo, la mente del caballo, como funciona la mente de un caballo, comunicación con caballos Murcia
1232
single,single-post,postid-1232,single-format-standard,et_bloom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

La visión del caballo es muy diferente a la de las personas. Aprende cómo funciona la mente de un caballo 3

Cómo ve el mundo el caballo

La visión del caballo es muy diferente a la de las personas. Aprende cómo funciona la mente de un caballo 3

Para entender cómo funciona la mente de un caballo es esencial conocer cómo funcionan sus sentidos, ya que su manera de pensar y de actuar depende en gran medida de cómo captan el mundo. 

Al final del artículo tienes dos vídeos en los que explico algunas de las características más importantes sobre cómo ve un caballo.

El tamaño de sus ojos es el doble que el nuestro. De hecho tienen el ojo más grande que un elefante y una ballena. Es el animal terrestre con el ojo más grande. Este tamaño hace que vea las imágenes más grandes que nosotros.

La forma en que los caballos ven el mundo no tiene nada que ver con la nuestra.  Nosotros tenemos un campo de visión de 180 grados, porque tenemos los ojos situados en la parte frontal de la cara, sin embargo los caballos tienen los ojos a los lados.

Esto es importantísimo porque les permite tener una visión periférica mucho mayor que la nuestra. Pueden ver unos 350 grados a todo su alrededor.

Las zonas ciegas del caballo - Aprende cómo funciona la mente del caballo

Nuestra visión es binocular, es decir vemos prácticamente lo mismo con un ojo que con el otro, sin embargo el caballo tiene visión binocular y monocular, lo que significa que cada ojo ve una cosa diferente.

Esto significa que un caballo puede estar acostumbrado a ver algo por ejemplo por el lado izquierdo y aceptarlo, pero se asusta al verlo por el lado derecho. Un caballo al que siempre se le ha puesto la silla por el lado izquierda, puede rechazar que se le ponga por el derecho.

Porque sus conexiones cerebrales no les permite conectar la información que recibe un ojo con la que recibe el otro. Es lo mismo que nos ocurre a nosotros por ejemplo con las manos, yo puedo escribir muy bien con la mano derecha, y con la izquierda ser incapaz de hacerlo.

Muchas de las reacciones y comportamientos extraños de los caballos se deben a que no se les ha enseñado todo por ambos lados.

Recuerda: cualquier cosa que quieras hacer con tu caballo es esencial que lo trabajes de forma rutinaria por ambos lados. En todo caballo cohabitan dos animales:  el caballo derecho y el caballo izquierdo.

Las cuatro zonas ciegas del caballo

Aunque su visión periférica es enorme, hay 4 zonas que no ven. Es muy importante que seamos conscientes de dónde están estos 4 puntos ciegos.

Si observamos a un caballo en posición recta: estos 4 puntos  están situados:

  1. Delante de su frente hasta  una distancia de dos metros de su cara,
  2. Debajo de su cabeza y cuello,
  3. En el dorso , cerca de la cruz y
  4. Detrás en la zona de la cola.

El punto ciego delante de la cara es lo que explica que a veces el caballo se sobresalte o aparte la cara cuando nos acercamos por delante y vamos a acariciarle. Ser consciente de este hecho nos permite saber, por ejemplo, que para acercarnos a un caballo lo mejor es hacerlo por un lado y no directamente de frente.

Es cierto que si el caballo está libre podrá girar la cabeza y neutralizar dos de esos puntos ciegos al ver a quien pueda acercárse por delante o por detrás.

La conformación del ojo del caballo es distinta a la nuestra y eso influye en su agudeza visual. Cuando el caballo mira algo, sólo ve nítido la parte central de esa imagen, sin embargo la parte superior y la inferiorLa visión del caballo - Aprende cómo funciona la mente del caballo las ve borrosas.

Además, enfocan mejor las cosas que están lejos que las que están cerca y sus ojos perciben los movimientos mejor que los nuestros ya que para sobrevivir a los ataques de los depredadores tenían que ser capaces de captar el peligro desde lejos.

Las personas vemos 18 imágenes por segundo, mientras que los caballos llegan incluso a 25, esta es la razón por la que para ellos los movimientos les son más bruscos.

Cuando atamos a un caballo o restringimos los movimientos de su cabeza se suele poner nervioso, porque al no poder mover la cabeza no sólo impedimos que puedan ver lo que ocurre en las zonas ciegas de delante y de detrás, sino que además le impedimos que pueda enfocar bien.

Es importante ser conscientes de esta situación para entender que cuando atamos a un caballo con el ramal muy corto va a estar mucho más inquieto y tenso al no poder ver bien qué está pasando y al sentir que no se puede mover es más fácil que pueda tener alguna actitud defensiva como intentar cocear o tirar. Por eso si queremos atar un caballo es mejor que el ramal esté un poco largo.

Los caballos ven mucho mejor de noche que nosotros, ya que sus ojos están cubiertos por una capa especial, que actúa como un espejo que refleja los rayos luminosos e incrementa la luz disponible y mejora la visión en condiciones de escasa luminosidad.

Aunque ven bastante bien de noche, les cuesta mucho adaptarse a la oscuridad, según se ha comprobado en varias investigaciones. Esto explica la razón por la que les cuesta tanto entrar en lugares oscuros, como por ejemplo un remolque.

Si alguna vez estás con un caballo y él se sobresalta recuerda que lo más probable es que él esté viendo u oyendo algo que tú no percibes.

Un caballo no se asusta por capricho.

Si este artículo te ha gustado y te parece interesante, compártelo en tus redes para que cada vez más personas entiendan mejor a los caballos.

No Comments

Post A Comment

Libro La mujer que aprende de los caballos

Subscríbite a nuestra Newsletter

Si quieres conocer nuestras novedades y enterarte de todo antes que nadie.

Estupendo ya estás dentro de nuestra tribu. En unos segundos te llegará un correo, si no lo ves mira tu bandeja de spam.