EQUYNOS - Coaching con caballos y Desarrollo Personal | ¿Qué hay que hacer para que un caballo no pierda el control?
En mis cursos de comunicación y manejo de caballos suelo preguntar ¿para qué sirve estudiar el comportamiento de los caballos? Y lo primero que suelen contestar los participantes –la mayoría jinetes y propietarios- son cosas como conseguir su respeto, para obtener su lealtad, para tener una buena comunicación, para lograr un vínculo... Son buenas respuestas, pero en realidad todo eso son sólo los medios para conseguir el fin que buscamos.
lógica equina, control del caballo, comunicación con el caballo, vínculo con el caballo, confianza, doma,
709
single,single-post,postid-709,single-format-standard,et_bloom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

¿Qué Hacer Para Que Un Caballo No Pierda El Control?

María López Mayol -Equynos

¿Qué Hacer Para Que Un Caballo No Pierda El Control?

Si eres aficionado al caballo, propietario o jinete, este artículo es para ti. Si éste es tu caso, es porque el caballo tiene algo que te atrae. Incluso te apasiona. Quizá sepas lo que es o quizá no. Si aún no has tenido ninguna relación con los caballos pero es un animal que te despierta curiosidad, este artículo también te puede interesar.

El caballo acompaña al ser humano desde hace más de 6.000 mil años. Es, junto al perro, el animal que más tiempo lleva a nuestro lado. De hecho, el ser humano no sería lo que es hoy sin el caballo. El mundo, tampoco. Ningún otro ser vivo ha hecho tanto por nuestro desarrollo como el caballo.

Nos ha servido como alimento, como herramienta para trabajar la tierra, como medio de transporte, como arma de guerra… Gracias a él, el hombre ha conquistado hasta los lugares más recónditos.

Después de tantos miles de años juntos y compartiendo tantas cosas sorprende ver que existan decenas de miles de personas repartidas por todo el mundo que tienen problemas a la hora de tratar y manejar los caballos. La razón es que no saben cómo funciona un caballo. Así de simple.

Existen dos tipos de creencias erróneas entre muchas de las personas que se acercan a un caballo. Una se basa en que el caballo funciona y se comporta como un perro o un humano. Y no es así. La manera de pensar del caballo es casi totalmente distinta a la nuestra y a la de los perros.

Y el otro punto de vista considera al caballo como un instrumento, herramienta, máquina, al  que se le toca un botón u otro para que haga una cosa u otra. Y tampoco es así. Un caballo no es una moto.

Esta última creencia -es probable- que tenga su origen precisamente en las utilidades que históricamente ha tenido el caballo (lo hemos usado para arar la tierra, para tirar de carros, para hacer girar molinos…).

La presencia del caballo en la vida cotidiana del ser humano durante miles de años ha contribuido a crear la sensación de que lo conocemos. Sin embargo es una percepción engañosa, en la gran mayoría de casos.

¿Por qué hay buenos jinetes que tienen dificultades con caballos domados?

¿Cuántas personas conducen un vehículo y sin embargo no tienen ni idea de cómo funciona el motor? Mientras el coche va bien, lo manejan sin problemas. Es más hay quienes lo conducen con máxima maestría y precisión… pero si el motor falla o da algún problema no saben qué hacer.

Con los caballos pasa algo parecido. Miles de personas manejan caballos sin saber nada o muy poco de cómo son y funcionan. Mientras el caballo obedece y hace lo que se le pide, todo va bien… pero  el caballo, a diferencia del coche, es un ser vivo, lo que hace que cada uno sea único y que en un momento determinado pueda tener comportamientos imprevisibles.

¿Cuántas veces hemos visto expertos jinetes que pierden el control de su montura y terminan sufriendo caídas o accidentes? Muchos de esos casos ocurren además con caballos que se supone están domados y entrenados. Entonces, ¿cómo es posible que ocurra algo así? ¿Qué es lo que pasa? La respuesta es que pierden el control del caballo.

¿Por qué perdemos el control de un caballo que está enseñado? Porque no sabemos como piensa el caballo. ¿Cuántas personas conoces que tratan y manejan caballos que hayan estudiado psicología equina?

Hace años, y después de muchos fracasos y conflictos con caballos, entendí que para poder lograr algo con los caballos lo primero que debemos aprender para estar bien con ellos es su psicología. Entender su lógica, cómo ven el mundo y cómo se relacionan con él.

¿Para qué sirve estudiar el comportamiento del caballo?Captura de pantalla 2017-03-02 a las 11.47.15

En mis cursos de comunicación y manejo de caballos suelo preguntar ¿para qué sirve estudiar el comportamiento de los caballos? Y lo primero que suelen contestar los participantes –la mayoría jinetes y propietarios- son cosas como conseguir su respeto, para obtener su lealtad, para tener una buena comunicación, para lograr un vínculo… Son buenas respuestas, pero en realidad todo eso son sólo los medios para conseguir el fin que buscamos. El objetivo es el control.

Cualquier persona que se relacione con un caballo, ya sea jinete, criador, profesor de equitación, veterinario…, debe buscar siempre el control del animal. Esa es la clave.

Cuando no se tiene claro lo que hay que buscar es muy difícil encontrarlo. Buscar la conexión, el respeto, la lealtad… está muy bien pero si sólo buscas eso es muy probable que antes o después te veas en una situación en la que no puedas controlar al caballo.

La otra clave es que tienes que tener claro que el control de un caballo JAMÁS se logra por la fuerza. Primero porque por muy fuerte que seas nunca lo serás más que un animal que mide dos metros y pesa más de 500 kilos. Da igual que uses fusta, cuerdas, bocados de enormes palancas… como mucho lograrás sujetarlo durante un tiempo, pero no controlarlo. No es lo mismo sujeción que control.

Tampoco es lo mismo sometimiento que control. Lo digo porque algunas técnicas y métodos de doma y equitación se basan en el sometimiento del caballo. Someter el cuerpo no es someter al caballo. A mí personalmente no me gusta nada someter a otro ser. Sea caballo, perro, gato… o persona. Prefiero conquistarlo, seducirlo.

El control del caballo se alcanza cuando eres capaz de conocer y controlar su mente. Controlar la mente quiere decir que sabes qué piensa en cada momento y porqué lo piensa. Saber la razón de que se comporte de un modo u otro te permite comprenderlo y saber qué hacer y qué no para que el animal esté tranquilo.

Conocer la lógica equina es esencial para tener un caballo seguro y disfrutar de una auténtica conexión. Es mucho más fácil controlar 500 gramos de cerebro que 500 kilos de músculos y fuerza bruta. No lo dudes y no lo olvides.

(Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos).

Entradas relacionadas

Mi caballo no me obedece

La clave para tener una buena relación con un caballo: obsérvalo

No Comments

Post A Comment

Libro La mujer que aprende de los caballos

Subscríbite a nuestra Newsletter

Si quieres conocer nuestras novedades y enterarte de todo antes que nadie.

Estupendo ya estás dentro de nuestra tribu. En unos segundos te llegará un correo, si no lo ves mira tu bandeja de spam.