Cuando pensé en crear esta ventana para que las personas con inquietud por crecer y aprender puedan asomarse y conocer una forma auténtica y natural de estar en el mundo, pedí a varias de las personas que han asistido a alguno de mis cursos un testimonio sobre su experiencia.

Una de las primeras en contestar fue Teresa Ginorela y sus primeras palabras fueron: “en un taller de coaching con caballos dirigido por María aprendí más de de mí misma que en toda una vida….»

Son unas palabras preciosas, que además agradezco de corazón, pero si las comparto aquí es porque recogen la esencia del coaching con caballos: es una experiencia que te conecta con tu parte más auténtica. Esa que anida dentro de  ti y que o no conoces o has sepultado (de forma consciente o inconsciente) bajo decenas de creencias y máscaras (más o menos falsas) de tal manera que ya no tienes claro ni quién eres, ni qué sientes, ni qué quieres.

Vivir una experiencia de coaching con caballos te permitirá conocerte como jamás pensaste que fuese posible, descubrirás aspectos de ti de los que tú serás el primer y mayor sorprendido. Verás que tus sentidos, sensibilidad e instinto los tienes infrautilizados y que cuando los activas tu visión sobre la vida se vuelve mucho más clara y nítida.

Es una experiencia única y personal, cada persona la vive de un modo particular y diferente, pero te garantizo que nadie que interactúe con un caballo de tú a tú y desde el corazón vuelve a ver la vida del mismo modo que antes.

 

Foto: Jesús Rodríguez Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *