Aprende de los caballos. Ellos saben cosas que tú has olvidado

Presta ATENCIÓN, que no queremos malos entendidos.
Hablamos de caballos.
Pero no de cómo domarlos, ni entrenarlos, ni enseñarles nada, ni quitarles
vicios. De eso NO hablamos.

Hablamos de caballos. De lo que podemos aprender de ellos.
Y de cómo cuidarlos y relacionarnos con ellos desde la humildad y la
curiosidad; y no desde la soberbia y la dominancia.
Hablamos de caballos, pero en realidad hablamos de la vida, porque cuando
hablamos de caballos hablamos de cómo somos y nos comportamos.
Es decir, en realidad hablamos de cómo seducir, de cómo conseguir una mejor
pareja o amigos. Un mejor trabajo. Una mejor vida.
Incluso de cómo ganar más dinero.
Y de amor.
De amor es de lo que más hablamos.
Y, sobre todo, hablamos de cómo los caballos nos enseñan qué hacer para no
depender de los demás para que te vaya bien en la vida.
Ni de tu pareja, ni de tu jefe, ni de tus amigos.
Ni tampoco de tus clientes. Ni de las ayudas o pagas del Estado.

Si no entiendes cómo y por qué los caballos te pueden ayudar a tener una vida
que te guste, apúntate ahí abajo.
Si crees que eso es una tontería de hippies flipaos, mejor no te apuntes.

Cada día escribimos un email con un aprendizaje. Día que estás fuera,
aprendizaje que te pierdes.

Apuntarte es gratis. Salirte también.