Los caballos que susurran a las mujeres es el título de un reportaje que publica la revista Mujer Hoy sobre la labor que realiza la Asociación y albergue CYD Santa María para caballos maltratados y abandonados (Málaga). Las dos hermanas que llevan esta Ong, Concordia Márquez y Virginia Solera, llevan 17 años rescatando caballos desahuciados por sus dueños para darles una nueva vida.

A los que pueden rehabilitar y recuperar del todo les buscan una familia adoptiva en España e incluso en otros países como Alemania, Holanda, Francia e Inglaterra. En este tiempo le han encontrado un hogar a más de 700 caballos y han sacado de la calle a más de 3.000 équidos.

Pero hay otros que se quedan a vivir en el albergue del CYD, debido a que son casos crónicos y que requieren una atención y cuidados permanentes. Y son precisamente estos caballos con los que Concordia ha ayudado ya a varias mujeres víctimas de malos tratos a recuperar su autoestima y a rehacer su vida. Tal y como se apunta en el reportaje, el boca a boca hizo que las mujeres comenzaran a llegar al CYD.

“Ellas hablan de terapia, pero yo no hago nada de eso, son los caballos los que hablan con ellas, yo solo hago de intérprete. El caballo lee el alma, los miedos”, señala Concordia. Hasta ahora 16 mujeres han rehecho su vida gracias a caballos que sus dueños no querían. Los caballos del CYD.

Cualquier persona que se relacione de forma habitual con caballos, especialmente si lo hace pie a tierra, habrá comprobado cómo la actitud y el comportamiento del caballo varía en función de cómo esté ella. En mi libro La mujer que aprende de los caballos menciono varios estudios científicos que ya han demostrado que los caballos tienen la capacidad no sólo de detectar la frecuencia cardíaca de la persona, sino incluso de sincronizarse a la de ella.

Es cierto que cualquier caballo es capaz de «ver» nuestra intención y cómo y qué sentimos, sin embargo creo que los caballos que han sufrido algún tipo de abuso o maltrato suelen ser más empáticos que los que no. Es como si entendieran mejor el sufrimiento porque ellos mismos lo han experimentado.

En mi pequeña manada hay tres yeguas que han pasado por situaciones duras en su vida, especialmente una de ellas: Dulcinea. Ella es precisamente una yegua rescatada por Concordia y Virginia de la Asociación CYD y es la que consigue conectar de forma más profunda con las personas que pasan por momentos complicados. Te toca el alma. Es algo que no sólo he presenciado en decenas de ocasiones en los cursos y sesiones que realizo, sino que yo misma he experimentado personalmente en varios momentos.

A la pregunta que se hace Ofelia de Pablo, la redactora de Mujer Hoy, que ha escrito el reportaje Los caballos que susurran a las mujeres al principio: ¿puede existir una conexión especial entre una mujer maltratada y un caballo que ha sufrido tortura y abandono? Mi respuesta es SÍ.

Puedes colaborar con la labor de la Asociación CYD Santa María por un euro al mes a través de su Teaming o con un donativo a nombre de la asociación en este numero de cuenta:  3058 0714 57 2720098428 (Cajamar)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *