¿Te has fijado que las personas dedicamos más tiempo a pensar la vida que a experimentarla?

Hacemos proyecciones y planes de futuro continuamente… eso… cuando no estamos pensando en lo que hemos hecho y qué hubiera pasado si hubiéramos hecho otra cosa diferente. Y el tiempo restante nos dedicamos a cuestionarnos si lo que hacemos y lo que queremos es lo mejor para nuestra vida.

Vivimos intentando Controlar la VIDA. Empeñad@s en decirle a la vida cómo tiene que ocurrir, que ser.

Eso nos supone un enorme gasto de energía y esfuerzo y… cuando las cosas, la vida, no sale como habíamos planeado nos sentimos frustrad@s, cabread@s, cansad@s, decepcionad@s, estresad@s…

Los caballos, sin embargo, pasan todo el tiempo “experimentando” la vida. No dedican ni un segundo y ni un gramo de energía a programar ni a intentar controlar la vida. No interfieren, simplemente permiten que la vida sea. Se dedican simple y completamente a VIVIR.

Desde que decidí empezar a #VivirEnModoCaballo empecé a comprender y a experimentar que la vida no necesita que yo la dirija ni le diga cómo vivirme. Es más que la vida ni siquiera me necesita a mí para vivirme. La vida es a pesar de mí.

¿Te parece absurdo? Piensa en los nueve meses antes de nacer, piensa en cuando eras bebe, en tus primeros años… Tú no tuviste que controlar nada, ni preocuparte de nada… simplemente dedicarte a SER y a VIVIR.

Me he dado cuenta de que los problemas y las Pre-ocupaciones (ocuparnos de algo antes de que ocurra) aparecieron en mi vida en el momento en que empecé a querer controlar los acontecimientos, a decirle a mi vida CÓMO tenía que ser. Al ser consciente de eso, he decidido hacer como los caballos y dejar que la vida traiga lo que tenga que traer y vivirlo.

El resultado está siendo precioso: ahora la vida me resulta curiosa, divertida, sorprendente… Es como si volviera a tener cinco años y sólo tuviera que dedicarme a experimentar y disfrutar sin pre-ocuparme.

Cuando te abandonas a la vida, igual que hacen los caballos y el resto de animales que son libres, encuentras la  Alegría y la Paz.

¿Te gustaría aprender a Vivir en Modo Caballo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *